Balenciaga II : Guetaria, y lo que alcanza la vista.

He estado dos veces en el Cristóbal Balenciaga Museoa. La primera con mi amigo Basterra, en lo que fue parte de unos días inolvidables fuera de mi querido Madrid, y la segunda en una de las experiencias de mi vida, una Master Class con Javier Martin Galán (entonces ellos no se conocían y hace muy poco nos sentamos todos a comer en la misma mesa, la vida puede ser maravillosa y todo lo mejor se acaba encontrando).

cristobal-balenciaga-maestro-de-maestros-0000
Cristóbal Balenciaga

Pero de esto hablaremos otro día porque al igual que Cristóbal, Javier merece un post para el solo. Hablemos de aquella visita a Guetaria con Rafa, que lo merece todo.

rafael basterra
Rafa. Mayo de 2013

Recuerdo lluvia de esta del País Vasco, que no tiene nada que ver con la Asturiana (ella y yo nos conocemos bien), ni la Gallega, puede que se parezca a la cántabra, o asocio estos dos sitios por mi amiga María Ortiz, que es medio Vasca, medio Cántabra, bella y como diría otro amigo mío, una princesa medieval.

IMG_1192
Cristobal Balenciaga Museoa, Guetaria.

En ese camino entre Getxo y Guetaria el agua era austera, continua y relajante, hablé con Rafa de San Sebastián, de que no lo conocía y de lo mucho que me atraía porque parte de la vida de Balenciaga partió de esta ciudad y las personas son influidas por donde nacen, lo que ven, dónde viven y dónde eligen vivir. Años después Javier Martin me enseño la casa en la que nació Cristóbal en Guetaria, pero de eso también hablaremos otro día.

cristobal-balenciaga-museoa-blog-maria-ruano.jpg

Llegamos al museo en una pausa de lluvia, tiempo justo para quedarme unos minutos mirando la antigua residencia de los Marqueses de Casa Torres y actual Cristobal Balenciaga Museoa, giré la cabeza y desde aquel alto mire al cielo. Ahí estaba parte de lo que cuenta el mejor modisto de todos los tiempos, la belleza de la oscuridad y la contundencia de algo superior; la grandeza de lo natural. Guetaria sin duda es un pequeño rincón que esconde todo el secreto de la historia contemporánea de la costura, la moda y la mayor evolución en un golpe de vista.

vestido balenciaga museoa
Vestido de Cristóbal Balenciaga. Visita 2013.

Ese paisaje afianzó mis sensaciones: el cielo, el mar. Todo esto que pudieron ver mis ojos ese día con Rafa era lo que veía Balenciaga desde niño cuando iba con su madre a casa de los marqueses y, aunque mi mirada es diferente a la suya, adoré cada segundo de esos minutos.

Gracias a mi amigo Basterra por llevarme hasta uno de mis rincones favoritos del planeta y por haberme llevado a muchos otros, tangibles o no. También por enseñarme ese día, que  una cosa es parecer un langostino y otra serlo. También me enseñó lo que es un pintxo, pero de eso hablaremos otro día.

(Las imágenes no son de excesiva calidad, pero en 2013 era a lo que llegaban los medios tecnológicos del momento) 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s