De la envidia a la vida, de la costura al amor.

Ayer por la noche estaba perdiendo unos minutos de vida en Instagram y vi una foto de una persona que conozco, cosiendo. Sentí eso que dicen que provocan las redes sociales, sentí envidia y entonces recordé que mi madre me decía que la envidia no es buena, no lo es porque trae miedos y a mi la costura no me da miedo, la costura es el reflejo puro de la vida y de la bondad, de mi madre y mi abuela que es de donde me viene a mí.

Carl Vilhelm Holsøoe (Danish artist, 1863-1935) Woman Sewing

Carl Vilhelm Holsøoe (Danish artist, 1863-1935) Woman Sewing

Entonces decidí recordar como fue, no se exactamente la primera vez que cogí una aguja, recuerdo nudos, pinchazos, impaciencia, me sudaban unas pequeñas manos torpes y sin habilidad, querer y no poder, y seguir y más nudos, hebras largas y mi madre regañándome, ver a mi abuela coger bajos de pantalones y mirarla fascinada, ir con mi madre a la modista a los 5 años ( sí, me acuerdo ) y decirle que quiero coser, quiero coser, quiero coser, y seguir, seguir en la adolescencia rompiendo prendas sin piedad para que fuesen otra cosa y seguir aprendiendo, salir de trabajar a los veintipocos e irme a coser con alguien pro, sólo para estar cerca de esto y aprender, sentarme a coser en la carrera con la radio durante horas, sentarme en casas de amigos a coser vestidos de madrugada, sentada coser ropa de amigos, recuerdo coser con amigas a altas horas durante muchos días, aprender de personas que han aprendido con damas de la costura y que son el legado de un gran maestro, entrar en el taller de una maestra y dama y que diez horas parezcan 10 minutos, coser abrigos con mis manos, de cero hasta la última puntada que nunca es la última, porque la costura entró en mi vida porque venía de mi madre, de mi abuela, de mí y continuará después, eso y que si una prenda tiene vida, nunca se termina.

Dean Gazeley

Dean Gazeley

Ya no hay nudos y apenas me sudan las manos, me sigo pinchando pero no me asusto y la costura que fue creciendo lo hizo con muchas más inquietudes; y he llegado a la conclusión de que lo que me pasó anoche no es envidia, es echar de menos algo que es parte de mí, de mi vida y del amor

 

HOPPER, Edward_Muchacha cosiendo a máquina, c.1921 _595 (1977.49)
Girl at a Sewing Machine, 1921. Edward Hopper.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s